Cuentos Con El Fin De leer en morada | Un beso de el medida sobre un elefante

Cuentos Con El Fin De leer en morada | Un beso de el medida sobre un elefante

VenГ­ que te voy a dar un contacto, le dijo. No, dijo ella. Un beso enorme, bastante grande. No, gritГі. Mi apego, escuchame bien, te voy a dar un mimo de el medida de un elefante.

Se quedГі pensando generoso rato. ВїY cГіmo es eso? SonriГі apenas. MirГЎ, dijo, con el fin de que me entendГЎs, principal tenГ©s que conocer quГ© cosa es un beso de hormiga. La novia pestaГ±eГі interesada. Un besuqueo sobre hormiga es uno bastante pequeГ±ito que, ademГЎs, pica. ВїLo has significado alguna ocasiГ­Віn? Naturalmente, dijo, cuando me das besos carente afeitar, me pica la rostro. ВЎEse mismo!

Ademí¡s está el besuqueo sobre serpiente. Ese que parece que se te enrosca por todo el tronco. ¿Verdad que lo has significado, mi amor? Claro, dijo desplazando la cabecera, son esos besos laaargos que me das cuando me abraaazas y no ha transpirado casi casi me ahogas. Un besuqueo sobre colibrí es, en cambio, el que empieza en un agujero, sigue en una mejilla, continúa en el cabello y no ha transpirado ¡En…la nariz! exclamó la novia. Sí, en la nariz así­ como en la mentón. ¿desplazándolo hacia el pelo un mimo de el tamaño de un elefante cómo serí­a? Espérate que aún faltan otros besos. ¡Ya conozco! , dijo saltando. Un contacto caracol. ¿y no ha transpirado cómo es un caricia caracol? El que te permite babas en todo el cachete, rió ella. ¡Qué asco! , dijo el novio fi ngiendo rostro de repugnancia. Sí, que asco, así son ciertos tuyos.


are jaltoid dating

Y no ha transpirado los tuyos ni se diga, riГі con ganas el novio. La novia temblaba sobre alegrГ­a. ВїdesplazГЎndolo hacia el pelo quГ© otros besos podГ©s acordarse? Las besos listo, dijo sobre pronto. ВїY cГіmo son los besos listo?

Son esos que me das cuando me subes en lo alto en lo alto arriba y no ha transpirado me hacГ©s dar reverso en el aire, dijo emocionada.

No te olvidГ©s de las besos delfГ­n, dijo el novio palmoteando.

Cuáles?, exclamó abriendo las ojos como platos. Los Edgar Allan García con desmedidos lengüetazos húmedos…Esta vez no escuchó ninguna exclamación de asco fi ngido, únicamente el tic tac del reloj en muchas parte anunciando que el lapso había concluido. Fuera, bajo el sol canicular, esperaba el jeep. Se acercó, la abrazó así­ como le estampó un mimo en la frente, en la mejilla, en el pelo, en la nariz. Era un beso similar, en una cosa, al besuqueo colibrí, aunque con los labios más abiertos, tinder en españa para que los besos fueran enormes, muy desmesurados, igual que los de un elefante. Ella se dejó efectuar con las ojos cerrados. Cuándo volvés, papá? , dijo sobre veloz.

El Che se secГі las lГЎgrimas. Mi apego, recordГЎ el caricia elefante siempre, dijo. Todo el tiempo, todo el tiempo, asegurГі la novia que te doy en el estanque, bajo el agua, blup blup. Ah, sГ­, dijo como En Caso De Que recordara Asimismo estГЎn los besos murciГ©lago.

MurciГ©lago o murciГ©galo? MurciГ©lago, ya sГ© hablar de bien. ВїY cГіmo son las besos Mur ciГ© lago, mi amor? Son las que me das en la oscuridad, luego sobre las cuentos, cuando debido a me voy a reposar. Claro, dijo. Y no ha transpirado a quГ© nunca sabes cuГЎles son las besos sapo. Esos que me das, desplazГЎndolo hacia el pelo despuГ©s eructas, riГі. No, cochina, yo JamГ­ВЎs eructo, dijo Г©l, riendo. SГ­, Naturalmente, frunciГі el ceГ±o amena.

AsГ­В­ como entonces cuГЎles son los besos del sapo? Cuando te lamo la mejilla mismamente, chuiqui, con un circulaciГіn rГЎpidamente de la idioma. RiГі a mГЎs nunca permitirse, entretanto repetГ­a ВЎquГ© asco!, ВЎquГ© asco! Cuando por fi n parГі, se lo quedГі observando fi jamente extremadamente seria, con los brazos cruzados.

A ver, decime ya, ¿cuál es el beso del tamaño sobre un elefante? Y bueno, dijo debido a, escuchame bien, mi apego es un beso tan pero tan enorme que se queda contigo Con El Fin De continuamente porque no se termina Jamí¡s, ni siquiera cuando parece que se acaba. Y cada ocasión que lo necesitás, él se aproxima, te envuelve con su trompa invisible y no ha transpirado te levanta suavemente por los aires. Y En Caso De Que alguien desea hacerte daño, se pone furioso, barrita así­ como embiste con las colmillos gigantescos y sus cuatro patas de árbol primitivo. Pero es sobretodo un beso bastante manso, hija mía, dijo mientras ella lo miraba carente parpadear. Podrás deambular acerca de su dorso, así­ como regresar en un instante al otro aspecto del mundo, invariablemente que cerrés los ojos. Y no ha transpirado podés, además, jugar a que te lanza agua cuando estás en la tina. Desplazándolo hacia el pelo podés colgarte de las orejas. Te advierto, eso sí, que an el novio Asimismo le fascina acariciar las caras, así, despacito, con desmesurados lengüetazos húmedos…Esta ocasión nunca escuchó ninguna exclamación de asco fi ngido, separado el tic tac del reloj en muchas parte anunciando que el tiempo había concluido. Fuera, pobre el sol canicular, esperaba el jeep. Se acercó, la abrazó desplazándolo hacia el pelo le estampó un beso en la liga, en la mejilla, en el cabello, en la nariz. Era un caricia similar, en algo, al beso colibrí, pero con las labios más abiertos, para que los besos fueran enormes, extremadamente grandes, como las de un elefante. La novia se dejó hacer con las ojos cerrados. ¿Cuándo volvés, papá? , dijo de rí¡pido. El Che se secó las lágrimas. Mi apego, recordá el contacto elefante siempre, dijo. Invariablemente, continuamente, aseguró la novia.